¿Cómo se juega al poker?


Tras esta breve pero necesaria introducción, vamos a ir entrando en materia introduciendo las reglas y los fundamentos básicos del juego. El poker consiste en un juego donde los jugadores se enfrentan entre sí y no frente a la banca (a diferencia de otros juegos de casino). Por tanto, una mesa de poker estará compuesta por un número determinado de jugadores (normalmente entre 6 y 10), que intentarán ganar las fichas de sus rivales, y un dealer o croupier, encargado de barajar y repartir las cartas a los jugadores y llevar a cabo todo lo necesario para el correcto funcionamiento de la partida. En el poker online, no existe el dealer como tal, ya que esta figura está automatizada por el propio software y tanto el reparto de cartas como las operaciones de las distintas fases de una mano se llevan a cabo de forma automática e instantánea. Por este motivo, las partidas online se hacen más rápidas que las partidas en un casino, donde el dealer tiene que hacer todo el proceso de forma manual.

Hasta ahora, hemos utilizado el término poker de forma general, sin embargo, como veremos más adelante, existen diferentes modalidades, cada una con sus reglas particulares. La modalidad de poker más popular a día de hoy es el Texas Hold´em, variante a la que pertenece el contenido de ZerosPoker y en la que centramos todos nuestros esfuerzos, como así queda patente en la presente guía de iniciación, puesto que se trata con diferencia de la modalidad más jugada y practicada a nivel mundial.

Una mano de poker de Texas Hold´em comienza con el reparto de dos cartas por jugador. Estos dos naipes son secretos, por lo que solo deben ser vistos por sus dueños. En el poker online, no hay por qué preocuparse por esto, ya que el software no permitirá bajo ningún concepto que se muestren las cartas de un jugador hasta finalizar la mano. Sin embargo, en el poker en vivo sí hay que ser más cauteloso, de ahí que los jugadores destapen sus cartas mínimamente y con la mayor discreción posible para evitar que puedan ser vistas por algún jugador de la mesa. Durante las siguientes fases de una mano de poker, aparecerán hasta cinco cartas comunitarias situadas en el centro de la mesa. Dichas cartas comunitarias, a diferencia de las dos cartas otorgadas a cada jugador, serán mostradas a todos los jugadores y podrán ser utilizadas por ellos para elaborar la mejor jugada posible.

La mano de cada jugador se compondrá de la mejor combinación posible de cinco cartas de entre todas las que dispone (sus dos ocultas más las comunitarias que haya en ese momento). Además, todos los palos de la baraja poseen el mismo valor, por lo que no supondrán un criterio relevante en caso de que dos jugadores tengan la misma mano. Durante una partida, se darán situaciones en las que un jugador utilice sus dos cartas para realizar la mejor jugada junto con tres comunitarias, situaciones en las que tan sólo utilice una carta junto con cuatro comunitarias e incluso situaciones donde la mejor jugada esté formada por las cinco comunitarias, en cuyo caso se producirá un empate dividiéndose el bote a partes iguales entre los jugadores que hayan llegado hasta la ronda final de apuestas.

Durante el transcurso de una partida, los jugadores se encontrarán en diferentes escenarios que les llevarán a tomar decisiones muy dispares. Como se explica posteriormente en este mismo artículo, al llegar el turno de un jugador, éste cuenta con tres alternativas, y deberá elegir la que crea más conveniente teniendo en cuenta el valor de su mano o la lectura que haga de sus oponentes. Estos tres posibles movimientos son los siguientes: retirarse, igualar o apostar (subir en caso de que ya se haya realizado una apuesta). Estas acciones en su conjunto son las que van a componer la estrategia de un jugador en una partida de poker, por lo que es fundamental que entendamos perfectamente cada una de ellas por separado:

Retirarse (fold en inglés): Como su nombre indica, decantarse por esta opción conlleva abandonar las cartas y retirarse de la mano tras enfrentarse a una apuesta (o subida de apuesta) de un oponente. Por tanto, el jugador que se retire ya no podrá participar hasta que la mano en curso finalice, renunciando así al bote que se haya formado en dicha mano. Durante una partida de poker, un jugador se retira cuando considera que su mano no tiene suficiente valor para continuar. Esto puede deberse a que su mano carece de valor en sí o a que, a pesar de poseer una mano con cierto valor, piensa que esta está superada por la jugada del rival.

Igualar (call en inglés): Esta acción consiste en pagar una apuesta que ha realizado un oponente. Puede parecer elección sencilla y sin aparentes complicaciones, sin embargo, encontramos diferentes motivos que hacen interesante igualar una apuesta del rival:

  • Tenemos una mano de valor medio que creemos que puede ganar las suficientes veces contra la apuesta de nuestro rival.

  • Tenemos una mano de poco valor pero que tiene potencial de mejorar con las cartas comunitarias restantes por salir.

  • Tenemos una mano muy fuerte que nos interesa jugar despacio, ya que consideramos que realizar una subida provocaría que nuestro oponente abandonase su mano.

Apostar (bet en inglés): Cuando un jugador realiza una apuesta, está obligando a sus rivales a, al menos, igualarla para poder continuar en la mano. En caso de que todos los rivales se retiren ante dicha apuesta, la mano acabaría en ese momento y el jugador que realizó la apuesta será el vencedor de dicha mano. Esto suena muy atractivo, sin embargo, apostar con mucha frecuencia o realizar apuestas muy grandes puede llevarnos también a perder dinero, por tanto, será de vital importancia realizar apuestas con la frecuencia y el tamaño oportuno. Existen varios motivos de peso por los que querríamos realizar una apuesta en el transcurso de una mano de poker:

  • Tenemos una mano que la mayoría de veces (o al menos un 50% de las veces) es mejor a la de nuestros oponentes. En este caso, estaríamos realizando una apuesta por valor, ya que nuestro objetivo será el de obtener rentabilidad de nuestra jugada.

  • Tenemos una mano que carece de valor y estimamos que nuestros oponentes no poseen manos fuertes. Realizando una apuesta estaremos presionando a los rivales a que se retiren de la mano y podremos salir vencedores a pesar de tener una mano con poco o ningún valor. Nos encontramos ante la famosa apuesta de farol.

En el caso de que un jugador se decida por la opción de apostar, este jugador también deberá decidir el tamaño de su apuesta. El sentido común nos dice que cuanto más grande sea una apuesta, más incitará a nuestro oponente a retirarse y, por el contrario, cuanto más pequeña sea ésta, más probable será que nuestro rival termine decantándose por igualarla. A pesar de que los tamaños de apuestas es un tema muy extenso y complejo, puede ser interesante dejar en esta guía de iniciación algunas pautas básicas para diferentes tamaños de apuestas:

  • Apuestas pequeñas: Son aquellas cuyo tamaño es menor a medio bote. Su objetivo puede ser variado: tratar de controlar el bote, apostar por valor o hacer foldear a nuestro oponente. Debido a su reducido tamaño son apuestas que suelen ser generalmente usadas por valor, aunque hay situaciones excepcionales para realizar una apuesta pequeña con un farol.

  • Apuestas neutras: aproximadamente, de un tamaño entre un 60 y un 80% del bote. Este tipo de apuestas son utilizadas indistintamente de farol o por valor.

  • Apuestas grandes y muy grandes: Se trata de apuestas del tamaño del bote o superior al bote. Si bien es cierto que podemos realizar una apuesta grande o muy grande por valor, este tipo de apuestas suelen (o deben) inclinarse más hacia apuestas de farol.

Esta serie de decisiones en su conjunto: retirarse, pasar, apostar (o subir una apuesta), conforman los distintos estilos de juegos y estrategias. Cabe esperar por tanto, que en una mesa de poker nos encontremos con jugadores que apuesten constantemente o jugadores que sean muy selectivos con sus jugadas y se retiren a menudo. Lo cierto es que, a pesar de que es posible ganar al poker con distintos estilos de juego, las estrategias extremas como las mencionadas anteriormente no suelen ser muy efectivas. En ZerosPoker, enseñamos a nuestros usuarios a diseñar una estilo de juego selectivo pero a su vez agresivo, basado en sacar siempre el máximo valor de nuestras jugadas, así como en llevar a nuestros oponentes a situaciones difíciles forzándoles a cometer posibles errores.

Las posiciones en la mesa

Como ya hemos comentado anteriormente, a pesar de la inexistencia de la figura del dealer, en cada mano de poker online habrá un jugador que será asignado como dealer (aunque no realice expresamente la función de repartir cartas), y la posición de éste repercutirá en la dinámica del juego. Esta figura de dealer irá rotando cada vez que finalice una mano, como veremos en la siguiente sección.

Al inicio de una partida, debe decidirse qué jugador comienza siendo el dealer, que es la posición a partir de la cual se definen las demás. Si estamos jugando en vivo, podemos echarlo a suertes (normalmente lo será aquel que saque la carta más alta) y si pretendemos jugar al poker online, esto se decidirá de manera aleatoria.

Una vez definido el dealer, el jugador de su izquierda ocupará la posición de ciega pequeña, y el de la izquierda de la ciega pequeña será la ciega grande. En la imagen inferior se aprecia las posiciones clásicas en una mesa de poker al comienzo de una mano:

Representación de una mesa de poker online señalando las posiciones

Durante el resto de la partida, no será necesario volver a redefinir las posiciones, pues estas rotan automáticamente hacia la izquierda al término de cada mano. En la siguiente sección, mediante la jugada de ejemplo, se describirán las diferentes características de cada posición, así como su relevancia durante el transcurso de la mano. Por tanto, a modo de resumen tendríamos:

  • La posición del dealer define a las demás posiciones de la mesa.

  • La ciega pequeña y la ciega grande están situadas a la izquierda del dealer.

  • Todas las posiciones rotan un puesto hacia la izquierda cuando finaliza la mano.

  • La posición de cada jugador se conserva durante una misma mano de poker hasta que ésta finalice.

La ciega pequeña y la ciega grande

Antes del comienzo de una partida, debe definirse el valor de la ciega pequeña y la ciega grande. Estos dos nuevos conceptos son apuestas obligatorias que deben realizar en cada mano los dos jugadores situados a la izquierda del dealer, tal y como se indica en el apartado anterior. Generalmente, el tamaño de la ciega grande es el doble que el de la pequeña.

¿Por qué existen estas apuesta obligatorias y qué implicación tienen en una partida de poker?

Aunque parezca algo extraño a primera vista, estas apuestas obligatorias llamadas ciega pequeña y ciega grande son las que otorgan sentido a una partida de poker. Dependiendo del número de jugadores existentes en la mesa (2, 6, 9, etc), estas apuestas suponen un coste fijo con más o menos frecuencia (menor frecuencia a mayor número de jugadores y viceversa) para los jugadores participantes en una partida de poker. Esto obligará a dichos jugadores a jugar manos con cierta asiduidad ya que, en caso de no hacerlo, su monto de fichas o stack se verá reducido por el impacto de estas apuestas obligatorias. Por tanto, podemos deducir que el número de jugadores que forman una mesa de poker condicionará en gran medida el estilo de juego de los participantes en la misma. No obstante, cómo los jugadores deben seleccionar sus manos será un tema a abordar en artículos posteriores.

Comienza la partida: dinámica de juego

Puesto que ya hemos revisado los diferentes elementos que componen una partida de poker Texas Hold´em, es turno de adentrarnos ya en la dinámica del juego.

Tomemos como ejemplo un escenario en el que se reúnen seis personas dispuestas a jugar una partida de poker por primera vez, y conocen del poker únicamente lo mencionado hasta el momento en este artículo.

Antes de comenzar, acuerdan que el valor de la ciega grande será de 1 euro y el de la pequeña de 50 céntimos. También deciden que el stack inicial de cada jugador estará comprendido entre 20 y 100 euros. Dentro de ese rango, es cada participante el que tendrá libertad para decidir con cuánto dinero se sienta a jugar.

Estos jugadores se encuentran, por tanto, distribuidos en torno a una mesa, con las posiciones de inicio ya definidas y en posesión de su stack inicial y sus dos cartas ocultas.

Cada mano de poker está dividida en cuatro fases o rondas de apuestas, y todas ellas se explican pormenorizadamente a continuación. Antes de comenzar con ello, es oportuno grabar en nuestra memoria un primer principio que será de gran utilidad y nos ayudará a salir de dudas en algunas situaciones: para que un jugador pueda continuar en la mano debe al menos igualar la apuesta (la más grande si hay varias) realizada por otro jugador durante la fase en la que se encuentre la jugada (o apostar todo su stack si no alcanza a igualarla).

A esto conviene añadir que para que finalice una mano no es necesario que se quemen las cuatro fases. Habrá ocasiones en las que la jugada termine en la primera, segunda o tercera fase, por ejemplo, cuando un jugador realice una apuestas y el resto decidan abandonar, es decir, no igualar o subir su apuesta.

Primera Fase: Preflop

Si nuestro grupo de seis jugadores novatos han seguido las instrucciones correctamente, deben encontrarse exactamente en la siguiente situación:

Representación de mesa de poker online señalando la fase preflop

El escenario representado corresponde a la primera fase de una mano. Esta primera fase o ronda de apuestas se le conoce como preflop (fase previa a las 3 primeras cartas comunitarias). El turno es para el jugador 3 ―en esta fase inicial siempre comienza tomando la palabra el jugador que se encuentra a la izquierda de la ciega grande―, que tiene la tarea de analizar la fortaleza de sus dos cartas y tomar una decisión. Dicha posición es conocida como Early Position (posición temprana, pues es la primera en actuar) o UTG (Under the gun).

¿Qué movimientos puede realizar el jugador 3 o UTG?

El jugador en cuestión dispone de tres movimientos posibles: abandonar la mano, igualar la ciega grande o subir la apuesta.

A nuestro amigo le ha tocado una mano realmente fuerte AK, compuesta por la mejor y la segunda mejor carta de la baraja, y además del mismo palo, así que descarta la primera opción. Sabe que debe apostar al menos 1 euro (el valor de la apuesta máxima hasta el momento), pero está tan contento con su par de naipes que quiere ponérselo algo más difícil al resto de rivales, así que decide subir la apuesta hasta 2,5 euros (la subida mínima permitida en estas situaciones es de dos veces el valor de la ciega grande, a pesar de ello, ha optado por un tamaño de apuesta ligeramente mayor).

El turno es ahora para el rival de su izquierda (jugador 4), que analiza con atención la fortaleza de sus cartas 83. Es una mano débil, formada por cartas bajas y de diferente palo. Además, en caso de que no quisiera abandonar, ¡debería pagar al menos 2,5 euros!, así que lo tiene claro: la mejor opción es tirar la mano. Esta posición es conocida como Middle Position (MP o posición media).

El jugador 5, siguiente en hablar y que se encuentra en una posición algo más favorable que los jugadores 3 y 4 puesto que tiene información (cualquier tipo de información que tengamos del resto de jugadores es muy valiosa) de las decisiones tomadas por dos de sus rivales. El jugador 5 mira su par de cartas y se encuentra T2, algo que sin duda favorece ligar un color. Pero por desgracia el 2 es la peor carta de la baraja y no coordina bien con el T, así que toma la misma decisión que su rival anterior y abandona. Ambos no volverán a participar en el juego hasta finalizar la presente mano. El jugador 5 ocupa en la presente partida la posición del Cutoff (CO), posición previa al dealer.

La acción llega hasta el dealer, que lleva una pareja de cincos 55 y que ocupa la mejor posición de la mesa, pues ya tiene información de los movimientos de 3 de sus rivales y será el último en actuar llegados al flop (lo veremos más adelante). “Si igualo la apuesta del jugador 3 lo voy a amedrentar”, piensa, pero… ¿y si realiza una apuesta aún mayor? ¿Podría hacerlo? Por supuesto, puede incluso apostar todo su stack (algo poco recomendable). Finalmente, controla sus impulsos, ya que esto no ha hecho más que comenzar, y decide igualar la apuesta de 2,5 euros.

Ahora llega el turno de las ciegas: la situación de estos jugadores es un poco peculiar. Las apuestas obligatorias ya acometidas son computables, así que les permiten estar más cerca de los 2,5 euros que deben pagar para no abandonar.

El jugador de la ciega pequeña está pensando, tiene dudas: es cierto que solo debe poner 2 euros, pues ya ha apostado medio euro por obligación, pero igual de cierto es que en la siguiente ronda es el primero en tomar palabra y, además, sus dos cartas se coordinan fatal Q4, lo cual dificulta la obtención de manos fuertes en las siguientes calles. Finalmente opta por abandonar, a pesar de que esta decisión le hace perder 0,5 euros (ya en el artículo de la ciega pequeña y ciega grande vimos como el no jugar la mano suponía un coste fijo para los jugadores en las ciegas).

Por último, la acción llega al jugador de la ciega grande. En esta ronda (preflop) siempre es el último en hablar. Analiza con detenimiento la situación: por una parte, debe pagar, al menos, 1,5 euros para no abandonar; por otra, su mano T9 posee una fuerza aceptable (aunque de valor medio, son cartas del mismo palo y consecutivas, cosa que ayuda a ligar escaleras y colores), así que decide deslizar el euro y medio necesario para seguir participando en la mano.

La primera ronda ha finalizado. Destacar que no ha habido ninguna resubida. De haber existido alguna, el turno hubiese vuelto al jugador 3 que tendría que haber decidido entre abandonar la resubida, pagarla, o volver a hacer otra subida. Llegados a este punto, la situación es la siguiente:

Representación de mesa de poker online señalando la fase preflop - segunda parte

Segunda Fase: el flop

Al comienzo de esta ronda se deben descubrir tres cartas de la baraja (el famoso flop) y situarlas en el centro de la mesa. Estas cartas reciben el nombre de comunitarias y, como ya hemos mencionado anteriormente, pertenecen a todos los jugadores que continúan en la jugada.

¿Quién comienza a actuar en el flop?

Durante el flop y las dos rondas siguientes, el turno inicial siempre corresponde al jugador que ocupa la posición de ciega pequeña. En el caso de que no participe en la mano, deberá tomar la palabra el primer jugador activo en dicha mano que se encuentre a su izquierda.

En la imagen inferior aparece el estado en el que se encuentra la jugada que sirve como ejemplo. Quedan tres jugadores participantes, hay un bote de 8 euros y el turno es para el jugador 2. Las tres cartas comunitarias son A6T.

Representación de mesa de poker online señalando la fase flop

¿Qué movimientos puede realizar el jugador 2?

Para encontrar una respuesta es oportuno recordar el principio ya mencionado: “para que un jugador pueda continuar en la mano debe al menos igualar la apuesta máxima realizada por otro jugador durante la fase en la que se encuentre la jugada (o apostar todos sus puntos si no alcanza a igualarla)”.

Analizando la norma anterior y la situación de la mesa, uno puede llegar a la siguiente conclusión: en la fase actual (flop) aún no ha habido apuestas, por lo que la apuesta máxima por ahora es 0. Esto significa que si el jugador 2 tiene intención de continuar en la mano deberá apostar al menos… ¡0 euros!

Correcto, este movimiento que consiste en “apostar 0 euros” recibe el nombre de pasar (check), y la razón de que sea válido ahora y no en la fase anterior (preflop) es que en aquella primera etapa ya existían apuestas iniciales (las ciegas) y la mayor de ellas exigía al menos ser igualada.

Además, si nos atenemos a la norma, se observa que este movimiento no es el único disponible para el jugador 2, que podría incluso apostar su pareja de dieces si lo desea. Lejos de ello, decide tomar una estrategia más prudente y hacer uso de esta nueva acción ―la de pasar―, con el objetivo de ver cómo actúan sus rivales.

Antes de seguir con la acción de la mano, conviene analizar brevemente el flop. Las cartas que lo forman de momento imposibilitan que alguien tenga color o escalera. Además, parece difícil que algún jugador logre ligar alguna de esas manos cuando aparezcan las dos cartas comunitarias restantes. Estas circunstancias provocan que la pareja de Ases al rey del jugador 3 sea una mano fuerte.

El turno corresponde ahora al jugador 3, y la situación es idéntica a la de su rival anterior: la apuesta máxima en esta fase sigue siendo 0, por lo que también dispone de los mismos movimientos: pasar y apostar.

Antes de actuar, observa con atención los cinco naipes ―sus dos cartas más las tres comunitarias―, la mano sin duda es fuerte y no quiere debilitar su figura ―ya apostó con firmeza en el preflop―, así que opta por seguir apostando “la mitad de lo que ya hay”, piensa, por lo que apuesta 4 euros.

Tras el número 3, el jugador en tomar la palabra es el número 6. Al ser el último, su posición es la mejor, ya que puede analizar cómo han obrado previamente sus rivales. La desventaja con la que se encuentra es que no puede pasar, ya que debe al menos igualar los 4 euros del jugador 3. El precio por seguir le parece excesivo, pues está convencido de que sus rivales llevan manos mejores a su pareja de cincos, y esto finalmente le lleva a abandonar.

¿Cuándo termina una fase?

Para responder a esta pregunta también debemos hacer uso del principio fundamental. Y es que analizando la situación de la jugada se observa lo siguiente: si la fase terminase en este momento, el jugador 2 seguiría con vida sin necesidad de igualar la apuesta del jugador 3. Esto no puede darse de ningún modo, pues violaría este principio. Por tanto, la acción pasa de nuevo al jugador 2, que tiene la opción de abandonar, igualar los 4 euros o subir la apuesta.

Representación de mesa de poker online señalando la fase flop - segunda parte

Si decidiese abandonar, quedaría con vida el jugador 3 únicamente, por lo que la mano terminaría y éste se proclamaría ganador de ella, obteniendo todo el dinero del bote.

Si el jugador 2 optase por igualar los 4 euros la fase del flop ahora sí terminaría y la jugada iría a la tercera ronda de apuestas, el turn.

Por último, si lo que hiciera fuera subir la apuesta a, por ejemplo, 10 euros (la subida mínima siempre será de, al menos, el doble de la apuesta previa), la acción pasaría de nuevo al jugador 3 que se vería en la misma tesitura que se encuentra ahora jugador 2, es decir, añadir 6 euros para igualar la subida del jugador 2 o volver a realizar una nueva subida.

Para agilizar el transcurso de la acción, pongamos que el jugador 2 finalmente se decanta por la opción de igualar la apuesta de 4 euros, formando un bote total de 16.

Tercera fase: El turn

En esta tercera etapa, la forma de proceder de los jugadores es exactamente igual que la del flop, así que conviene centrarse en otros aspectos que son exclusivos de esta fase. En la imagen se observa que las cartas comunitarias ya son cuatro, por lo que cada jugador dispone de seis cartas para obtener diferentes combinaciones de cinco; de todas ellas, la mano de cada jugador estará formada por la mejor composición posible según el ranking de jugadas, siendo posible descartar para ello cualquiera de sus dos cartas ocultas si fuese preciso. Por otra parte, también se puede ver como las apuestas de la fase anterior se han sumado al bote, que es ya de 16 euros.

Representación de mesa de poker online señalando la fase turn

El 8 parece una carta interesante, ya que posibilita que algún jugador haya ligado una escalera. Para ello, alguno de los jugadores debe tener en mano un 7 y un 9. Lo cierto es que la debilidad de esa mano preflop y la secuencia de apuestas anteriores inducen a pensar que se trata de una posibilidad muy remota. ¿Acaso hubiese hecho esa subida a 2.5€ en el preflop el jugador 3 si portase esa mano? ¿Resultaría lógico, por parte del jugador 2, pagar los 4 euros del flop dependiendo exclusivamente de un 8 para mejorar su mano? Esta clase de razonamientos son fundamentales y nos permiten, a partir de las acciones de nuestros rivales, descartar o no que lleven ciertas manos.

Finalmente, ambos jugadores deciden pasar, así que el bote no ha aumentado y la mano va a la última fase de todas: el river.

Cuarta fase: El river

En esta última etapa, aparece la última carta comunitaria 7, que le hace al jugador 2 ligar una escalera con su T9. Este 7además compromete enormemente al jugador 3: su pareja de Ases al rey, tan potente en el flop, se ve fuertemente debilitada ante la quinta carta comunitaria o river.
Representación de mesa de poker online señalando la fase river

En esta fase, la forma de proceder es idéntica a las dos anteriores: el turno comienza por la ciega pequeña o, si ya abandonó, por el jugador vivo situado a su izquierda. La única diferencia entre esta fase y las dos anteriores es que a su fin se decide el ganador de la mano. Esto puede suceder de diferentes formas:

  1. Si un jugador apuesta y los demás deciden no igualar dicha apuesta, el jugador que apostó será el ganador de la mano, y no tendrá necesidad de mostrar las cartas.

  2. Si un jugador apuesta y alguno de sus rivales iguala la apuesta, deberán mostrar cartas y el jugador con mejor jugada ganará la mano haciéndose con el total del bote (es posible que a veces haya un empate y el bote se reparta a partes iguales).

Si todos los jugadores deciden pasar también deberán mostrar sus cartas y, al igual que en el punto dos, el jugador con mejor jugada ganaría la mano.

La primera situación ya se ha contemplado en fases anteriores, así que nos centraremos en los casos 2 y 3. El desenlace en ambos es el mismo: los jugadores que llegan a este punto deben comprobar quién tiene la mejor mano y resulta ganador del bote. Esta situación en la que los jugadores muestran sus cartas se conoce como showdown.

La jugada de ejemplo se resolvió mediante la opción número 2. El jugador 2, que llevaba una escalera de 6 a 10 y era el primero en hablar, sospechaba que su rival tenía un As entre sus dos cartas ocultas, así que decidió apostar 6 euros, calculando el máximo precio que estaría dispuesto a pagar su contrincante con su par de Ases. Cuando le llegó el turno, el jugador 3 estaba convencido que su mano no era suficiente para ganar el bote, y a punto estuvo de abandonar, pero la curiosidad por saber qué llevaba su rival le impulsó a igualar los 6 euros (gran error si realmente la razón de igualar la apuesta fue la curiosidad). Esto provocó que la mano se fuese al showdown.

Representación de mesa de poker online señalando la fase de showdown

¿Quién comienza mostrando las cartas?

Si al showdown se ha llegado mediante la situación número 2, debe comenzar mostrando las cartas el jugador que apostó en primer lugar. Digamos que aquel que decide igualar una apuesta en el river obtiene cierta preferencia, y una vez vista la mano de su rival puede ocultar la suya si es inferior.

En nuestro ejemplo, el jugador 2 debe comenzar mostrando sus dos cartas, ya que apostó en primer lugar. El jugador 3, cuando comprueba que la mano de su rival es superior a la suya (escalera frente a pareja de Ases), no está obligado a enseñar su par de naipes. De esta forma finaliza la mano, con el jugador 2 como vencedor y haciéndose dueño de los 28 euros del bote.

Si por el contrario, es la opción número 3 la que provoca el showdown, se sigue el mismo criterio que el utilizado para definir el jugador que comienza las 3 últimas fases, es decir, debe mostrar en primer lugar el que se encuentre inmediatamente a la izquierda del dealer.

¿Qué ocurre cuando termina una mano?

Cuando termina una mano, las posiciones deben rotar hacia la izquierda. Aquel que era ciega grande pasará a ser ciega pequeña, y el que fue ciega pequeña ocupará la posición de dealer. En la imagen inferior aparecen las posiciones que deben ocupar los jugadores del ejemplo en la siguiente mano. También se muestran los stacks ya actualizados:

Representación de mesa de poker online al iniciar una nueva mano

El all-in

El all-in es uno de los conceptos más famosos y llamativos del poker. Sin lugar a dudas, se trata de una palabra que trasciende el propio juego, y que es utilizada con frecuencia por personas que jamás han tocado un naipe. El all-in es la acción de apostar todo el stack (ya sean puntos en un torneo o dinero real en una mesa de cash (más adelante presentaremos ambas modalidades)).

A pesar de su popularidad lejos del tapete, es un movimiento muy especial, que requiere un análisis particular para poder realizarlo correctamente. Mediante un par de ejemplos, intentaremos dilucidar cómo afecta al desarrollo de las jugadas en las que aparece.

El primer ejemplo corresponde a la tercera ronda de una mano (turn), en la que hay tres jugadores disputándose el bote. Es sencillo deducir lo que ha ocurrido durante el transcurso de la mano: la acción comenzó por el jugador 1 que decidió pasar (check). A continuación, el número 2 optó por apostar 400 puntos, y el jugador 3 igualó la apuesta.

Representación de mesa de poker online señalando una apuesta

El turno es de nuevo para el jugador 1, que debe al menos igualar la apuesta 400 puntos, pero desafortunadamente sólo dispone de 350, por lo que si quiere continuar en la mano deberá apostar todos sus puntos (all-in) bajo las siguientes condiciones:

  1. Sólo aspirará a ganar el bote acumulado de las fases anteriores más el formado por el que sus puntos alcancen a igualar en esta fase. Es decir, en caso de ganar la jugada, se llevará los 500 puntos correspondientes a las fases anteriores más los 350 de cada jugador que conciernen al alcance de su all-in.

  2. Después de su movimiento, no tendrá más poder de acción en la mano y deberá esperar a que ésta llegue al showdown. Mientras tanto, el resto de jugadores vivos desarrollarán su juego normalmente, creando un bote secundario en el que no participará el jugador que se encuentra en all-in. Este bote secundario se conoce como side pot (a diferencia del principal o main pot).

En el segundo ejemplo, aparecen dos jugadores peleando por un bote durante la segunda fase de una mano (flop). El jugador 2, primero en hablar, ha realizado un check y el jugador 1 ha decidido ir all-in.

Representación de all-in en una mesa de poker online

Si el jugador 2 finalmente paga, ambos quedarán bloqueados y no podrán realizar movimiento alguno durante las 2 siguientes fases, que se completarán de forma automática con el simple descubrimiento de las cartas comunitarias que faltan. Por último, ambos jugadores mostrarán sus dos cartas ocultas para comprobar quién tiene la mejor mano.


<< Ir a "Introducción al poker" || Ir a “Ranking de jugadas” >>


¿Quieres que escribamos sobre alguna temática concreta? Envíanos tu sugerencia a sugerencias@zerospoker.com